close
HISPANICS (ET)

Policías municipales son blanco de asesinatos en México

no thumb


México.- En el 2019, 623 policías murieron a nivel nacional. La mayoría de ellos fueron asesinados; otros fallecieron en accidentes, de causa natural o incluso algunos decidieron quitarse la vida con su propia arma. Lo anterior fue revelado en la recopilación hemerográfica exhaustiva realizada por el analista y consultor en temas de seguridad Daniel Gómez-Tagle. 

En entrevista para EL DEBATE, el experto revela que 45 policías fueron ejecutados o «levantados» y 57 fueron asesinados en su propia casa en todo el país. Consideró que es necesario un cambio urgente y radical en la estrategia que culpabiliza a los policías de sus propias muertes. 

La recopilación hemerográfica implica una búsqueda avanzada de noticias publicadas en periódicos, revistas o cualquier medio impreso y online. 

En los resultados de Gómez-Tagle se detalla que, de los 623 policías fallecidos en 2019, 494 fueron asesinados, 102 murieron por accidentes, 16 se suicidaron y 11 fallecieron de causa natural.

De los anteriores, 30 eran mujeres; 19 estaban en servicio y dos de ellas se habrían suicidado. De los 494 policías asesinados específica además que los municipales y los estatales tuvieron mayores bajas. 238 fueron las cifras en el caso de los policías municipales asesinados, y 146 para los casos de policías estatales, también asesinados. 

El riesgo en entidades

Además, los datos revelan que 16 policías murieron cuando comían, ocho se suicidaron con su propia arma, trece fueron asesinados por su compañero de turno de forma intencional o accidental, y nueve fueron asesinados por otros policías. Incluso, 32 fueron asesinados al salir de trabajar, y 14 cuando se dirigían al mismo sitio. 

De acuerdo con Daniel Gómez-Tagle, la entidad que encabeza la lista por número de policías muertos es Guanajuato, con 74; seguido de Michoacán, con 47; Chihuahua, con 32; Jalisco, con 30; y el Estado de México, con 30, entre otros. No obstante, su estudio hace hincapié en que los estados donde los policías corren más riesgos son en realidad Guanajuato, Michoacán, Sonora, Zacatecas y Veracruz. 

Sobre Sinaloa, Daniel Gómez-Tagle mencionó al EL DEBATE que catorce policías fallecieron en 2019. De ellos, especificó que once fueron asesinados y tres murieron a causa de un accidente. Ocho de los anteriores pertenecían a la Policía Municipal, cuatro eran estatales, uno era policía penitenciario, y uno más parte de la Guardia Nacional. Doce de los catorce fallecidos estaban francos; y dos en servicio. 

La recopilación hemerográfica precisa además que la vía pública es la mayor zona de inseguridad para los policías en Sinaloa, esto ya que once fallecieron en este sitio, dos en su domicilio y uno en la instalación de su trabajo. Además, mencionó que trece fueron hombres y una mujer. 

Pocos recursos y estrategia

A pesar del panorama anterior, el especialista destacó que el Presupuesto 2020 reduce 92.03 por ciento la partida correspondiente a Prendas de Protección Personal para policías; es decir, chalecos balísticos, pasando de un presupuesto de 11 millones 828 mil 305 pesos a 942 mil 303 pesos. No obstante, sí se incrementó 116.96 por ciento el presupuesto para los soldados, de 21 millones 374 mil 921 pesos a 46 millones 374 mil 515 pesos. 

De acuerdo con Daniel Gómez-Tagle, al hacer un análisis comparativo de los homicidios por cada 100 mil habitantes contra los homicidios de policías se puede apreciar que en muchos estados existe una relación directa; sin embargo, en otros, como Guanajuato (PAN), Sonora (PRI), Michoacán (PRD) y Veracruz (Morena), los policías son asesinados con mayor frecuencia.

«Esto puede entenderse como una campaña contra la autoridad local, y esto debe analizarse más a fondo, ya que los cuatro estados citados se encuentran gobernados por partidos distintos. Es necesario profundizar en las necesidades de los policías a nivel local para entender los riesgos que corren. Desafortunadamente, el discurso de seguridad pública se mantiene en el tema de la corrupción cuando podemos hablar directamente de extorsión como un fenómeno de alto impacto», precisó.

Para proteger la labor de los policías mexicanos, dijo a EL DEBATE que lo primero que se necesita es un cambio urgente y radical de estrategia, al considerar que culpar a los policías atenta de frente en el ánimo y en la actitud de la ciudadanía hacia los agentes de la ley.

«Es cierto que existe una descomposición dentro de las corporaciones policiales de México, pero no se han hecho estudios que demuestren el nivel real y sobre todo los resultados comparados con los recursos asignados a seguridad pública, como son los fondos y los subsidios a seguridad pública en el presupuesto de egresos 2020», argumentó.

El análisis del reporte de mortandad policial revela —según expuso Gómez-Tagle— que los recursos no corresponden a la realidad operacional de los policías: «En mi opinión profesional, tenemos que dejar de usar un modelo de uso de la fuerza copiado de Estados Unidos, ya que eso impide una evaluación adecuada del equipamiento que los policías mexicanos necesitan para hacer su trabajo eficientemente».

Proceso de consolidar policías en México

Para el investigador en temas de seguridad José Andrés Sumano ha sido muy tímido y tardío el esfuerzo de parte de la autoridad por consolidar policías que sean profesionales, inteligentes y donde los policías no solo sean bien pagados, sino que también tengan garantizados ciertos derechos laborales que son fundamentales: «Donde se ha hecho y se ha hecho bien y ha funcionado es el caso en su momento de la Fuerza Civil en Nuevo León, donde ante la crisis, no tanto por una voluntad del Gobierno, sino más bien ante una emergencia, responden creando Fuerza Civil, y los resultados quedan», mencionó.

Sin embargo, detalló que fuera de policías sólidas, como esa de Fuerza Civil en su momento, lo que sucedió con el fortalecimiento de la policía en Ciudad Juárez, policías municipales como las de Escobedo en Nuevo León o la de Morelia en Michoacán, la realidad es que gran parte de las policías no están en esas condiciones, son policías con niveles bajos de ingresos, sin ningún tipo de protección, sin equipamiento, y eso vuelve muy difícil que estos policías puedan desempeñar sus labores de manera profesional, según expuso.

Por lo anterior, el también secretario técnico de la Red Temática de Investigación Conacyt en Adicciones y Seguridad Ciudadana destacó que, de cierta manera, los policías quedan a merced del narco: «Es decir, cómo le pides tú a un policía municipal en una ciudad como Matamoros, Tamaulipas, que tenga algún tipo de respuesta ante un grupo criminal de un tamaño y un poderío importante», concluyó.

El perfil

Nombre: Daniel Gómez-Tagle
Trayectoria: especialista en agentes químicos y municiones de impacto para restauración del orden. Fue investigador, analista y traductor para diversos fabricantes de equipamiento policial y militar. Ha asesorado a la Sedena, Policía Federal, Guardia Civil española y a la Policía Nacional de Honduras. Es consultor y analista en temas de seguridad.

Ataque y asesinato a policías en Sinaloa en lo que va 2020

El 1 de febrero del 2020, en un conocido fraccionamiento de la ciudad de Culiacán, un agente de la Policía Municipal fue asesinado con arma de fuego. De acuerdo con la autoridad, el occiso respondía al nombre de Francisco Javier, de aproximadamente 43 años de edad.

En las versiones sobre los hechos, se mencionó que el agente fue abatido a balazos cuando salió de su domicilio y le salieron al paso sujetos armados a bordo de un vehículo.

El elemento se encontraba franco, ya que portaba ropa de civil. Tres días antes de ese hecho, en Culiacán, Hilario Rafael, otro elemento activo de la Policía Municipal, fue atacado a balazos mientras intentaba dirigirse a su área de trabajo en la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPyTM). La agresión ocurrió en el sector Barrancos. 

El afectado logró hacer frente al agresor con su arma de cargo. Elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) llevaron a cabo el levantamiento de evidencias, como cascajos de pistola calibre .45 milímetros y de calibre .9 milímetros. Agentes investigadores tomaron el caso para iniciar con las pesquisas.



Source link

admin

The author admin

Leave a Response